El Peine del Viento

El Peine del Viento de Chillida en San Sebastián

Pocos lugares son más emblemáticos en San Sebastián como nuestro Peine del Viento, el cual se encuentra incrustado en las rocas de la boca chica de la bahía de La Concha y que desde 1977 soporta los embates del mar Cantábrico. La más famosa obra del donostiarra Eduardo Chillida exige ser visitada siempre que se pueda.

A mitad de camino entre la obra de ciencia ficción y el poema, el Peine del Viento nos invita a contemplar el horizonte, tocar la piedra, sentir la aspereza del acero herrumbroso y oír el viento del norte silbando entre los peines. Porque estamos hablando de una obra que no fue hecha para ser observada en un museo, sino para ser experimentada bajo el cielo y frente al mar..

Descubre el show de las olas del Peine del Viento

Las olas rompen fuertemente sobre la escultura, que con este hecho éstas mismas se peinan con este fenómeno. Esta representación tanto visual como acústica es una obra que desafía a la solidez del acero de las esculturas que aguantan el pulso a los fuertes a las embestidas del mar en esta zona.

Es una zona  que ante días de fuerte oleaje, las autoridades cortan el paso para garantizar la seguridad de los viandantes. Si visitas San Sebastián en uno de estos días te recomendamos ver este precioso show desde el Monte Urgull.

Para conocer su historia debemos retroceder a la infancia de Chillida, donde salía de clase para abstraerse con el movimiento del mar. Aquí el mismo autor se preguntaba sobre la procedencia de las mareas que llegaban a esta zona.

Dónde está ubicado el Peine del Viento

Este conjunto de esculturas contemporáneas están situadas frente al mar, junto a la playa de Ondarreta.

Escogió este lugar para sus esculturas al preferir un lugar más íntimo y humano para transmitir sus ideas. Situado a un lado de la Bahía de La Concha, en el otro se encuentra el paseo nuevo de la ciudad, contrasta por su paisaje más natural y tranquilo.

Un lugar que delimita el inicio y final de San Sebastián, es uno de los sitios favoritos por los habitantes de la ciudad y muy frecuentado por su carácter romántico y sensible.

Este es un emplazamiento vivo, que cambia constantemente según el Cantábrico se embravece o calma, la luz del Sol se extingue y el cielo muda de color. Ahí reside gran parte de su encanto, que cada día es distinto, Por ello no hay momento malo para dedicarle un ratito o dos, como por ejemplo, uniéndote a uno de nuestros ebike tour de la costa.