Pakito, el delfín de la Concha

Durante seis años los donostiarras tuvimos entre nosotros a un vecino muy especial y querido, que vivía en la bahía de la Concha y que se convirtió en símbolo de la ciudad: el delfín Pakito. 

Este singular cetáceo apareció por primera vez en el año 1998 y nos dejó en 2004 tras unirse a una manada que se había aventurado en la bahía de la Concha, para no volver pues falleció en Pasaia tiempo después. Para entonces Pakito se había vuelto no ya parte del paisaje donostiarra, sino que unió al panteón de personajes entrañables de la ciudad. Tanto es así que incluso hay una compañía de la tamborrada llamada “Donosti Dolphins” en su honor. Más donostiarra imposible.

Pese a que ya no tenemos a Pakito entre nosotros, lo cierto es que los delfines siguen apareciendo por el litoral de la ciudad. Los hay incluso que se atreven a visitar la bahía, como ya hiciera Pakito 20 años atrás. Pero enseguida retoman la marcha para adentrarse mar adentro.