Gipuzkoa en un día

Plan en Gipuzkoa en un día: Conoce San Sebastián y su provincia

Gipuzkoa (para los más despistados, la provincia de la que San Sebastián es capital) es la provincia más pequeña del estado, pero está hasta arriba de emplazamientos con historia, cultura y tradición. Y como es tan pequeñita, se puede ir a cualquier sitio desde San Sebastián invirtiendo poco tiempo.

De modo que, para animaros a que salgáis de San Sebastián y visitéis a nuestros vecinos, he aquí este plan para un día. Eso sí, os hará falta coche o motocicleta. Todos estos pueblos se pueden visitar con transporte público, pero si queremos ir a los tres el mismo día la opción mas cómoda, es emplear un vehículo privado.

Getaria, la ciudad del txakoli

Desde Donostia salimos en dirección Getaria para pasar una agradable mañana en este encantador pueblo costero. Tendréis que ir por la autopista AP-8 hasta que lleguéis a Zarautz, ya hablaremos de este pueblo en otra ocasión, y ahí tomar la N-364, esta ruta costera es cortita pero realmente hermosa, puesto que permite disfrutar de una panorámica de la Costa Cantábrica así como del Ratón de Getaria.

Y una vez en el pueblo… vuestras opciones se disparan. Podéis callejear por su hermoso casco urbano, visitar la Iglesia de San Salvador, conocer los viñedos que producen el txakoli con Denominación de Origen Getariako Txakolina, o pasarse por el Museo Cristóbal Balenciaga. ¡Y si os sentís valientes siempre podéis ir a daros un baño en una de las dos playas con las que cuenta el municipio! Seguro que después de eso os entran bien unos pintxos, que suponen un estupendo hamaiketako.

Conoce Getaria

A estas alturas ya deberíais tener algo de hambre, y aunque comer en Getaria siempre es una opción acertada, os pido algo de paciencia. Ya veréis que merecerá la pena. Le decimos “geroarte” a Getaria porque nos dirigiremos a Tolosa. Cogemos la AP-8 dirección San Sebastián hasta que lleguemos a Lasarte, y ahora con la A-1 iremos hacia el sur. Son 40 minutos, pero me repito: merecerá la pena.

Tolosa, un tributo a las alubias y el txuletón

Tolosa, que en el siglo XIX se disputó la capitalidad con Donostia, es famosa en toda la provincia por dos manjares: la alubia y el txuletón. La alubia de Tolosa, negra y hecha con mucho mimo a fuego lento, es una institución en Gipuzkoa.

Una buena alubiada con todos los sacramentos (berza, la carne, costilla de cerdo, las guindillas de Ibarra y la morcilla) es la mejor forma de pasar un dia lluvioso de invierno. ¿Que no os apetece una alubiada? No pasa nada, que un txuletón en Tolosa es cosa seria. A la parrilla, encofrada en sal y con sus pimientos, ¡una gozada!

Conoce Tolosa

Después del postre y el consabido cafecito lo mejor es pasear por Tolosa para bajar la comida. El pueblo tiene un núcleo medieval con edificios remanentes del pasado que nos hablan de la larga historia del municipio, como la iglesia parroquial de Santa María, el convento de Santa Clara o el palacio de Idiaquez, por citar solo tres. Tampoco os pongáis muy cómodos, que aquí en invierno oscurece pronto y aún queda por visitar otro municipio: Hondarribia.

Hondarribia, el fin del Bidasoa

Por la AP-8 vamos dirección Oiartzun y luego la GI-636, cambiando en la GI-638 para llegar a Hondarribia. Del pueblo ya hablamos extensamente en su día, pero tiene una magia muy especial de noche. Es difícil y creo que es algo que es mucho mejor vivir, pero iluminada por las farolas y con el cielo volviéndose azul oscuro antes de pasar al negro tiene un encanto único que se entremezcla con su animada vida nocturna. La verdad es que como culminación del día pasear por la desembocadura del Bidasoa o el barrio de La Marina me parece insuperable. Cuando lo hagáis me daréis la razón. Ya veréis.

Qué hacer en Hondarribia