La muralla de San Sebastián

Si camináis por el Boulevard un día en el que no haya mucha gente, igual os llama la atención una línea roja de baldosas que marca el suelo del lugar, y que se une con una línea de flores que llega hasta el kiosko. Lo que estáis viendo es el trazado original de la muralla de San Sebastián, que empezó a ser derribada en 1863 para permitir la expansión de la ciudad.

Esta muralla no era poca cosa. Media 280 metros de longitud con 15 metros de grosor y tenía una altura media de 13 metros. Derribarla fue romper con casi 700 años de historia militar de la ciudad, abriendo las puertas al gran desarrollo urbano y turístico que vivió San Sebastián durante el siglo XIX y principios del XX. 

(Foto: El derribo de la muralla / https://www.kutxateka.eus)

Esto lo solemos explicar durante el Free Tour, y muchas veces nos soléis preguntar si queda algo de la muralla. Y lo cierto es que si, algo queda…aunque está algo escondido. Tenéis que bajar hasta la primera planta del parking, donde incluso podréis una foto del derribo ¡en su día fue toda una sorpresa saber que seguía ahí!