Bertsos

Los japoneses tienen sus famosos haikus. La cultura del hip-hop tiene sus vistosas “batallas de gallos”… Y los vascos tenemos los bertsos.

Estos son composiciones poéticas improvisadas compuestas por una sola estrofa, donde los versos pares riman en consonante ¡que se cantan en euskera! Aunque así en frío puede sonar hasta fácil, hay que tener en cuenta que los bertsolaris solo tienen unos segundos para pensar, para componer su bertso una vez que el coordinador del encuentro les da a conocer el tema y la métrica que deben seguir.

La cosa se complica porque existen diferentes tipos de pruebas. No solo hay recitales en solitario también hay por parejas, en grupo con bertsos cortos, con roles, etc… Pero no caigamos en lo fácil, un bertso no es solo una tonada improvisada, es ante todo discurso realizado cantando, rimando y midiendo. Retórica pura y dura.

Lo cierto es que el bertsolarismo es un arte que impresiona, tanto por su dinamismo y la rapidez que exige como por su facultad para hermanar tradición y modernidad. Si podéis, asistid a uno de los múltiples certámenes de bertsolaris que hay en el País Vasco.