Select Page
Go back

La Bandera de la Concha es una competición de traineras, a la cual se la puede equiparar a la Champions League en el fútbol. Tiene una repercusión importantísima ya que es el evento del año para muchos remeros y para muchos pueblos que participan con sus traineras, convirtiéndolo en un ambiente festivo y jovial durante los dos primeros domingos del mes de septiembre. Es sin duda el acontecimiento deportivo más importante que se celebra en el País Vasco, si nos atenemos al número de espectadores que se concentran.

Ambiente en la regata de la Bandera de la Concha

Ambiente en la regata de la Bandera de la Concha

Coloquialmente hablando, a esta regata se le llama la “olimpiada del remo”, que se celebra en San Sebastián (Guipúzcoa) desde el año 1879 en categoría masculina, y que desde el 2008 también existe regata de categoría femenina. Para las traineras más modestas llegar a la clasificatoria es todo un premio, mientras que para las favoritas, quedarse fuera de la tanda final puede ser una hecatombe. Actualmente forma, junto a la liga ACT/San Miguel y el Campeonato de España, la triada de competiciones más importantes de esta especialidad náutica. La trainera más laureada es la del pueblo de Orio, que es la que mas banderas ha ganado a lo largo de la historia.

Trainera

Trainera

La regata se rema al modo tradicional, esto es, en 2 tandas de 4 traineras cada una, sobre tres millas náuticas y a doble jornada pero con la salvedad de que se rema a una sola ciaboga y por tanto solo dos en lugar de los cuatro habituales. Las balizas de salida/meta se ubican cerca de la playa y las exteriores fuera de la bahía. Siete de los barcos que compiten deben clasificarse en una regata eliminatoria contra-reloj que se celebra en el mismo campo de regatas el jueves inmediatamente anterior a la primera jornada. Para poder participar en esta regata clasificatoria deben haber sido invitados por la organización que fija unos criterios a tal efecto. En los últimos años en los que la creación de ligas regulares ha dotado al deporte del remo de unas ciertas estructuras de competición, la organización de la prueba invita a los integrantes de la liga ACT y a los mejores de la Liga ARC y la Liga ALN, esto es, clubes vascos, cántabros y gallegos. El octavo barco ha de ser el anfitrión y, por tanto, un equipo donostiarra. Cuando hay más de un equipo donostiarra con trainera, la plaza se gana en una regata clasificatoria contra-reloj que se celebra durante la Semana Grande de San Sebastián.

Por su carácter histórico y tradicional se ha convertido en un evento importante en la ciudad, recibiendo la visita de miles de aficionados, los cuales se reúnen en la parte vieja de San Sebastián desde bien temprano por la mañana hasta casi la madrugada. Cerca de 100.000 personas, muchos con los colores de su trainera, se despliegan por los montes que rodean la Bahía intentando conseguir un lugar privilegiado que les permita seguir las incidencias de la jornada. Los barcos, deportivos y de pesca, que llegan de los puertos cercanos dan la pincelada final a la fiesta con sus banderas y el sonar de sus sirenas.

Al final sólo una trainera gana, la cual se aferra a los remos para intentar lograr lo que durante tantos días de esfuerzo y preparación han estado soñando: La Bandera de la Concha, su medalla olímpica.